miércoles, 2 de febrero de 2011

Hoy en clase hablabamos de problemas de adolescentes y conductas adictivas.Unos hablaban de que no podían dejar el tabaco,otros mencionaban que en las fiestas el alcohol no podía faltar,y la profesora decía cómo podríamos enfrentarnos a determinadas situaciones.
Yo simplemente estoy enganchado a una persona,y cada vez que le miro me tiemblan las piernas.Y eso? Cómo actuar ante cada una de ésas situaciones? Qué puedo hacer cada vez que me mira a los ojos? Porque es una droga que no puedo dejar.
A veces duele más dejarlo,que el mismo dolor que te provoca...

2 comentarios:

Isabella dijo...

Muy hermoso lo que escribiste. Creo que la adicción a otra persona es buena siempre y cuando nos haga bien. Si no, no sería sano alimentar algo destructivo.
xoxo

Esther dijo...

que bonito, y que gran razon :) un besito¡