lunes, 31 de diciembre de 2012

Goodbye, 2012.

domingo, 30 de diciembre de 2012

Tan solo quedan unas pocas horas para que se acabe el año. Y sigo echando de menos, sigo meditando, sigo con los pies en la tierra, y el pensamiento en las nubes.

viernes, 28 de diciembre de 2012

De pronto es como si me hubiera dado un intenso golpe en la cabeza, y me hubiera desmayado. Es como un olvido involuntario, una amnesia repentina.
Se me ha olvidado amar.
Y tengo miedo. Miedo, porque no se cómo actuar. Miedo, porque no se cómo reaccionar. Me limito a contemplar todas esas miles de millones de historias leídas, a remitirme a mis recuerdos, pero es como si hubiera vuelto a nacer.
Eso que tanto he soñado perder, lo he perdido. Pero no es como creía; en vez de haber alivio, solo tengo un agujero lleno de dolor e incertidumbre.
Se me ha olvidado amar.

martes, 18 de diciembre de 2012

Ningún médico ha sido capaz de restaurar mi corazón.

lunes, 17 de diciembre de 2012

Pull me down if you want to.

domingo, 16 de diciembre de 2012

¿Destino?
Hace tanto tiempo que dejé de creer en eso...

sábado, 1 de diciembre de 2012

¿Quién decide cuando acaba lo viejo y empieza lo nuevo? No es un día del calendario, ni un cumpleaños, ni un nuevo año... es un acontecimiento, grande o pequeño. Algo que nos cambia, que nos da esperanzas. Una nueva forma de vivir y contemplar el mundo. Para dejar marchar los viejos hábitos, los recuerdos. Lo importante es saber que siempre se puede volver a empezar. Aunque también es importante recordar que entre todo lo malo siempre hay cosas a las que merece la pena aferrarse.