jueves, 2 de septiembre de 2010

En un rincón de su corazón empezó a nacer la impaciencia,la curiosidad,el deseo de verla.Se mezclaban distintos sentimientos.Las ganas de escucharle,de contarle su vida,de hacerla partícipe de cualquier tontería.El misterio y el abismo.Todo se despertó con lentitud.Del mismo modo que crecen los miedos,crecen los amores.Pueden hacerse grandes,inmensos.Hay quien cree que ha querido,hasta que descubre la profundidad exácta de un sentimientEntonces comprende que no hay comparaciones posibles.Es como un niño que estrena la vida,que no sabe nada,al que todo le resulta nuevo.Amar puede ser doloroso y placentero.Nadie sabría medir las dosis ni las proporciones.¿Cuántos instantes felices por cuantos siglos de padecimiento? Siempre percibimos que el dolor dura más,que tiene una mayor intensidad.La alegría,en cambio,se nos escapa.Y con qué terrible facilidad se deshace entre las manos que querrían aprisionarla.Cuesta vivir el amor cuando se juega la partida con todas las cartas.

2 comentarios:

۞ Le Chevalier Mystérieux ۞ dijo...

Una manera de describir realmente increible...

Sergio dijo...

Gracias(: