lunes, 14 de diciembre de 2009

Día 243.
Ahora,despues de tanto tiempo,ha vuelto.
Y yo,como un gilipollas parado frente a mi puerta,observandola con los ojos como piedras,sin mostrar expresión alguna.Qué hago? Si le recibo como si no hubiera pasado nada,todo lo que e hecho por olvidarle,habrá sido en vano.Pero mi corazón me dice todo lo contrario,que le abraze,que le diga que le amo,que no puedo vivir en su auséncia.Será porque está sediento de amor.
Decidí que entrara,le amába.
Se tiró sobre mi,me dijo que me necesitaba,que no podia vivir sin mi.Seguimos caminando.Élla me besába frenéticamente,me miraba con ojos de pasión.Me quitó la camisa,desabrochandome los botones poco a poco,me sentía como un exclavo frente a la chica de los ojos del mar derretido.Ésos ojos se me clabavan en el álma.Seguimos caminándo por el pasillo,enredados entre nuestros brázos,regalándonos caricias de complicidád.Llegamos a mi habitación.Léntamente se iva quitando la ropa,al mismo tiempo que se apoderaba de mis cínco sentidos,y junto a ellos,mi corazón.
Comenzamos a besárnos con tanta pasión y fuerza,que parecia que estabamos cargados de íra y rábia.
"Hoy serémos exclavos de nuestros corazónes" Pasaba el tiempo,me costaba respirar,ahí estabamos los dos.Hoy hacía un mes que no sabía nada de ella,y habia venido a buscarme.Sentía necesidad de estar conmigo.En un instánte,por muy efímero que fuera,sus palabras no eran del todo mentira."El sexo nos daba aire cuando el amor nos ahogaba..."
Y en vuelto en mis sábanas,cargadas de amor y pasión,veía como la chica con zafíros en los ojos,cruzaba otra vez ésa puerta,pero algo habia distinto en todo aquello.
Sentía miedo,por volverla a perder.

1 comentario:

Ayelén dijo...

Buahh flipante.
No me encanta que va
te quieroo(L)